Cuidar de tus equipos pesados compactos y pequeños es esencial para la salud de tu negocio y tus inversiones. La
falla del equipo significa tiempo de inactividad para tu negocio, lo que resulta en una pérdida de ingresos y un
aumento en los costos de la mano de obra. El mantenimiento ayuda a conservar tu equipo en funcionamiento,
aumentando su vida útil, mientras proteges tu inversión.

A continuación, te presentamos unos consejos fáciles de implementar que puedes aplicar en tu flota de equipos para
evitar fallas inesperadas y costosas.

Consejo #1 – IDENTIFICA LOS TIPOS DE MANTENIMIENTO

Comienza por identificar qué equipos necesitarán más mantenimiento que otros. Los equipos que son críticos para
tus operaciones y que se utilizan con frecuencia son excelentes candidatos para el mantenimiento preventivo. Es
probable que los equipos que necesitas con menos frecuencia sean más adecuados para el mantenimiento de
rutina. Te recomendamos que crees un programa de tareas específicas para completar por cada tipo de equipo.
Esto puede incluir inspecciones periódicas, pruebas y reemplazos o modificaciones de componentes.

Consejo # 2 – INCLUYE TÉCNICOS Y OPERADORES EN EL PROCESO

Capacita a tus operadores y técnicos sobre el mantenimiento adecuado de los equipos, incluido el funcionamiento
correcto de estos. Los operadores que saben lo que están haciendo son más productivos en el trabajo y es menos
probable que causen un desgaste innecesario. También debes considerar incluir a tus técnicos y operadores en el
proceso de creación de tareas y esto porque trabajan con el equipo a diario y es probable que tengan información
valiosa sobre las tareas de mantenimiento que garantizarán que las máquinas reciban la mejor atención posible.

Consejo #3 – CREA LISTAS DE VERIFICACIÓN

Una lista de verificación puede ayudar a los operadores a realizar un seguimiento de las tareas que deben completar
al realizar el mantenimiento. Las siguientes tareas variarán en función de si realiza un mantenimiento rutinario o
preventivo, de la frecuencia con la que necesite realizar las siguientes tareas y de las condiciones en las que trabaje
la máquina.

  • Inspecciona los filtros
  • Inspecciona la presión de los neumáticos
  • Inspecciona el que no haya grietas o daños
  • Inspecciona los accesorios, como mangueras o cilindros
  • Realiza una limpieza periódica

Consejo # 4 – ORDENA PIEZAS DE CALIDAD Y UTILICE RECURSOS DE BRICOLAJE

Al realizar el mantenimiento, es posible que debas reemplazar piezas . Ahora, es más fácil que nunca encontrar y
pedir las piezas correctas con herramientas en línea como PCC, donde puedes tener acceso a todas las piezas
originales Cat. Si necesitas ayuda adicional, nuestro equipo puede ofrecerte apoyo a tu negocio, mientras mantienes
un registro de todos los pedidos y servicios.

Consejo # 5 – MANTEN LA DOCUMENTACIÓN DE LOS SERVICIOS Y REPARACIONES

Mantén un registro detallado del servicio y mantenimiento que le realizas a tu equipo. Esto te ayudará a realizar un
seguimiento de las tareas que completaron los técnicos y cuándo, para que puedas determinar cuándo el equipo

necesita servicio nuevamente. La documentación ayuda a determinar cuándo retirar el equipo y actualizarlo a algo
nuevo. Las herramientas digitales como Cat Inspect o Vision Link te pueden ayudar con la recomendación de
servicios en los intervalos adecuados, a la vez que te ahorran la molestia de perder la documentación en papel.

Consejo #6 – COMPRENDE LOS DIFERENTES TIPOS DE FALLAS

Comprender qué causa la falla de los equipos pesados es una excelente manera de evitar que suceda y cómo
reaccionar si algo sucede. Algunos tipos de fallas incluyen:

  • Las fallas repentinas ocurren sin previo aviso y, por lo general, requieren reemplazos o reparaciones de
    piezas antes de que el equipo pueda volver a funcionar.
  • Las fallas graduales generalmente son el resultado del desgaste normal y se puede prevenir a través del
    mantenimiento y las inspecciones regulares, anotando los componentes y piezas que se están
    desgastando para que puedas reemplazarlos antes de que ocurra una falla.
  • Las fallas intermitentes pueden ser difícil de determinar y ocurre esporádicamente, generalmente al azar.

Puedes anticipar las causas de los fallos y abordarlos durante el mantenimiento.